Tartita individual de un clásico de la repostería mallorquina gató, combinado con un mousse de leche merengada