Brochetas de pollo rebozadas con kikos acompañadas de una salsa de mostaza dulce