Raviolis crujientes agridulces de botifarrón con un toque de pera